Catherine nace en Lyon en la década de los años 60, muy joven se traslada a Paris donde vive toda su infancia.

Desde el principio de su etapa creativa, utiliza las ropas y los tejidos como campo de experimentación. Jugando con colores, materiales, mezclas y sobre todo con las formas, desarrolla un estilo propio y un lenguaje plástico que influirán en sus futuras producciones.

Catherine Parra-9206.jpeg

Paralelamente a sus inicios profesionales en el departamento creativo de una gran agencia de comunicación, Catherine profundiza su búsqueda experimentando con la escultura, el collage, la decoración y la restauración de muebles...

Su necesidad de materializar formas y figuras es evidente: comienza a crear en el mundo del textil.

Un día decide transformar un lote de mantas militares en bolsos, siendo el punto de partida de una colección creada a partir de objetos y materiales diversos, como mantas, sacos de café o corsés vintage etc.

Muy rápidamente, las boutiques de diseño y decoración se enamoraron de sus creaciones.

Catherine empieza a colaborar con estas boutiques durante varias temporadas, produciendo colecciones únicas y con mucho color, antes de lanzar finalmente en 2000 su propia marca, Catherine Parra.

A principios de la década del año 2000 se traslada a Barcelona. Diversifica sus colecciones de zapatos y complementos de moda con tendencias vivas y lúdicas, personalizando colores y estampados.

Progresivamente introduce las técnicas pictóricas en sus diseños utilizando pigmentos acrílicos, primero en los zapatos y luego en los bolsos, y se enfoca hacia un estilo totalmente abstracto. La pintura en sus creaciones se convierte definitivamente en imagen de marca, cada pieza producida es única.

Durante estos años, su marca se orienta hacia una trayectoria más artística, fruto de su investigación y experimentación en cuanto a formas, colores, mezclas y materiales. Emplea técnicas innovadoras y de vanguardia, manteniéndose alejada de todas las tendencias del momento y defendiendo un estilo totalmente atemporal.

Hoy Catherine se consagra íntegramente a la pintura y sus obras forman parte de numerosas colecciones privadas.